martes, 3 de abril de 2012

Comerciales 1.0 en un mundo 2.0


Si nada lo remedia en pocos años los comerciales en nómina de una empresa seremos una especie en vías de extinción, se nos está poniendo cara de lince ibérico… y no, no estoy pidiendo que nos metan en un zoológico ni que nos dejen un mercado protegido con suculentas subvenciones para subsistir, es plasmar una realidad que se está imponiendo y contra la que luchar no tiene sentido.

Ayer,  entre cafés con leches, cortados, tostadas y algún menta-poleo (cosas de la edad) coincidimos varios comerciales con muchos km en el carné de conducir y más horas de espera para que te atiendan los clientes. Seguimos siendo previsibles, supongo que ni más ni menos que cualquier otro gremio, pasamos revista a la situación de cada uno y de sus empresas, ex-empresas, sector, mercado y país. Sólo yo seguía en el mismo puesto y empresa, los otros tres, desde que les perdí la pista, habían pasado ya por varias, entre ellas la más grande de nuestro país. Los tres, finalmente eran comerciales autónomos, dos multicartera y uno a tiempo completo para una firma importante.

Con la segunda ronda de cafés ya teníamos diseccionado el futuro de la profesión y mirando la situación general del país bajo nuestro propio filtro…. Sorprendentemente coincidimos en un nuevo comercial que el mercado demandaba que tendría el futuro asegurado… el multicartera para negocios 2.0. Recitamos de carrerilla varios ejemplos de buenas ideas en el entorno WEB que habían fracasado o iban camino del precipicio por no disponer de una fuerza de ventas especializadas en ese mundillo.


Que yo sepa ninguno optó por alegrar el café con algo más que azúcar y leche pero contando batallitas de sesudos  ideólogos de negocios 2.0 estrellados se diría que algo nos estaba afectando. Si, los comerciales 1.0 somos propensos a partirnos la caja en la barra de un bar hablando de patinazos, chascos y demás fracasos así que la tomamos con algunos gurús del 2.0 que estaban fracasando por olvidar lo más viejo del mundo de los negocios, por muy buena idea que tengas si no la sabes vender ya te puedes dedicar a otra cosa. Pagar pagamos a partes iguales que la cosa no está para ser espléndido y nos citamos en cualquier otro bar y a cualquier otra hora con una apuesta, a ver cual de nosotros se presentaría la próxima vez con una cartera de productos del mundo 2.0 o con ganas de pagar la cuenta completa.

Ya fuera del bar, aprovechando una mañana soleada de primavera que amenazaba tormenta por la tarde, nos fuimos despidiendo al mejor estilo Miguel Ríos. Tras varios intentos para subirme al coche una llamada me ayudó a conseguirlo. Los dejé divertidos comentando que a  ningún comercial se le ocurriría soltarle las malas noticias a un cliente con tonillo de "enterao" y las buenas dejarlas para unas semanas más adelante.  Lo último que escuché es que al Gobierno de España le hacía falta un buen comercial 1.0 con muchos tiros pegados que le ayudase a “vender” mejor a los ciudadanos los palos que nos están cayendo. Ya decia aquél "tú sigue hablando así del caballo a ver cómo lo vendes.."
Publicar un comentario en la entrada