lunes, 30 de marzo de 2015

Petronio y la política granadina

Cuando Henryk Sienkiewicz, autor de "Quo Vadis?", ideó cómo Petronio podía humillar más profundamente a su señor y verdugo, dudo mucho que pensase que, un día, alguien usaría sus frases para describir la vergüenza ajena que provoca cierta forma de ejerce de la política granadina. Pero mire usted por donde varias campañas electorales seguidas han desatado todas las miserias que han jalonado nuestra política hasta anclarnos en el furgón de cola de España.

“¡Salud, augusto, y no cantes; asesina, pero no hagas versos; envenena, pero no bailes; incendia, pero no toque la cítara!” Petronio a Nerón

La acumulación de inauguraciones entre las elecciones andaluzas y las municipales nos han dejado unas cuantas perlas que, cual Petronio de Secano, me han inspirado pero siempre hay una que actúa como detonador. En este caso dos.

¿Que la inauguración de una carretera, tan necesaria como retrasada en el tiempo, no genera suficientes titulares? pongamos un cartelito sin firmar para bochorno del personal.



¿Nos escuece que un gobierno de un color diferente al nuestro ponga en servicio un tramo clave de la A7? Nada, una pataleta, titular de prensa y aprovechamos para contraprogramar con otra inaguración, el nuevo acceso al Puerto de Motril. 



 Granada está en el fondo del pozo, pero visto en las manos de quienes estamos lo extraño es que no nos den una pala y un pico a cada uno y nos pidan que cavemos uno poco más. Emulando al Petronio de Sienkiewicz  les digo que:

 “¡Salud, augustos, y no beséis niños; inaugurad cosas, pero no pretendáis que nos lo traguemos todo; mentid, pero no finjáis pesar por Granada; incendiad con los titulares, pero no pretendáis hacer también de bomberos!”

viernes, 13 de marzo de 2015

Soy independentista.

En estos meses que frecuento círculos andalucistas he llegado a comprobar algo cercano a la clandestinidad. En cierto modo se diría que he pasado a formar parte de algún grupo de mal vivir y nada recomendable con responsabilidad directa en cualquier  fechoría política que mantiene a Granada y a Andalucía anclada en el fango. He dejado de ser el yerno ideal si alguna vez lo fui, claro.




Hay más versiones en los comentarios que he escuchado. Desde la lástima hasta preguntar si todavía existe el Partido Andalucista pasando por un tono de folclore o especie en peligro de extinción. Últimamente empieza a predominar otra vinculada a mi estrecha relación con Cataluña. “¿te has vuelto independentista?”.

Mi andalucismo como dije al aterrizar poco tiene que ver con soltar lastre y reafirmar la identidad de mi pueblo. Es más bien al contrario. Se trata de priorizar. Consiste en centrase en los problemas propios y dirigir todos los esfuerzos en la búsqueda de una senda que nos labre un futuro digno. No doy para más.



Ante la insistencia de un conocido aparqué la tostada y una entrevista a Antonio Jesús Ruiz  y le dije que sí. Que mira por donde a mis años me había vuelto independentista pero que en el fondo lo fui siempre pero no lo sabía. Que había reventado las puertas del armario para proclamar mi independentismo. Sí, quiero que Granada y Andalucía se independicen de una vez de esas tasas de paro insostenible, del clientelismo político, de la política de #mesacamilla, de y tú más, de los que atraviesan Despeñaperros para menospreciarnos, de los andaluces indolentes, de los trápalas, de los empresarios de cartón piedra, de volver a emigrar para sobrevivir, del estoy en contra por joder y del estoy en contra porque no puedo resistir que tu aciertes y de todo eso quiero independizarme y que se independice mi tierra a la carrera del furgón de cola antes de que le tomemos cariño.


Ahora no recuerdo quien se quedó más frío, mi conocido o el café. Me pedí otro, el café frío, la hipocresía y el cainismo me rebotan el estómago.

domingo, 25 de enero de 2015

El maestro

Con el ejemplo y algún pescozón mi abuelo enseñó a mi padre a escamujar los olivos de la vega, a nivelar una haza para que el riego fuese parejo y a ponerle el aparejo a los mulos. Fue su maestro.

Con mucha paciencia el Señor Pedro consiguió que aplicase correctamente la fórmula para resolver ecuaciones de segundo grado, localizar el sujeto y conocerme cada pico, cada río y cada capital de Europa. Fue mi maestro.

Paralizado por el acoso judicial y el hundimiento del PSOE de Zapatero, José Antonio Griñán manejó hábilmente los tiempos separando las elecciones andaluzas de las generales. Esos cinco meses fueron clave. A esos cinco meses debe Susana Díaz y, todo el PSOE andaluz, que Javier Arenas haya cruzado de nuevo Despeñaperros y que ahora pueda poner práctica todo lo aprendido en el campo de la estrategia electoral. Griñán es el maestro de Susana Díaz.

El maestro y la alumna aventajada.


Como analista político de secano, la jugada de la Presidenta tiene “dos trayectorias” que diría Paquirri. El error de sus adversarios es de nuevo los tiempos. Las trayectorias de la cornada están más alejadas la una de la otra de lo creen.  Primero, y siguiendo las enseñanzas de su maestro, adelanta las elecciones para pillar verde la estructura de Podemos, maduro el ocaso de Izquierda Unida y bajando el suflé digital que nunca llegó a subir de Moreno Bonilla.

Desde esa atalaya que dan cuatro años más en la Presidencia de la Junta de Andalucía  verá y gestionará el descalabro en la generales sea cual sea el candidato. Ese y no otro será el momento que Susana Díaz elija para activar la trayectoria fase tomando al asalto y por aclamación el cielo de Ferraz camino de la Moncloa. Ella es la maestra.


A pesar de todo, y como cualquier alumno que se presenta al examen, seguro que tiene las mariposas en el estómago pensando que otros creyeron ser igual de hábiles eligiendo los tiempos electorales y se dejaron 12 parlamentarios en la gatera electoral catalana. El pueblo también tiene sus maestros y no siempre respetan los cuentos de la lechera.

Publicado en Ideal de Granada el miércoles 28 de enero de 2015

domingo, 4 de enero de 2015

Liberales de Secano


Tengo un amigo liberal. No es un liberal cualquiera, me da charlas y consejos, soluciones y caminos. No es un liberal cualquiera, es un liberal #patanegra. Ahora que los socialdemócratas volvemos a estar de moda no deja pasar una ocasión para intentar hacerme caer del caballo y ver la luz. Para eso están los amigos y dada mi escasa preparación en materia económica me gusta escuchar como defiende sus postulados para así ratificar los míos. Cosas de amigos.



El pasado veintitrés de diciembre la Sra. Pastor, Ministra de Fomento, en la inauguración del tramo Polopos-Albuñol de la A7 se despachó con unas frases sobre el futuro de la línea marítima Motril-Melilla que despertaron mi interés y, dado que la ministra comulga con los postulados de mi amigo, le mandé un e-mail con las declaraciones de la ministra. Le pedía su ayuda con objeto de encajar las palabras de la ministra en una de esas corrientes liberales de las que me habla entre tapa y cerveza.


Me dice su familia, la de mi amigo, que desde ese día ha suspendido su cuenta de Twitter, el Facebook ni lo mira y no actualiza ese blog en el que vuelca todas las ayudas que se publican en el BOJA. Sobre su mesa de estudio se acumulan sin orden los textos de Friedman, Batiat, Smith, Popper y Hayek. Le dejan comida en la puerta del despacho y, al rato, los platos aparecen limpios. Creo que no acierta a encajar el pensamiento de la ministra en ninguna corriente liberal conocida. Lo intenta con ahínco que para esos se lo ha pedido un amigo.


Si en una de estas coge el teléfono, mira el correo o lee alguno de los mensajes que le deja su familia  en la bandeja de la comida verá que todo tiene una explicación. Que esa explicación es Granada. Que no se apure ni ponga en duda todo aquello en lo que cree. Una provincia que cuenta con la piscina más grande del mundo -la presa de Rules-, en la que el AVE llegará pasando por un túnel del siglo XIX, que cuenta con un barrio Patrimonio de la Humanidad que se desmorona por abandono y se vende como éxito acabar la A7, metro y hospital con retrasos sin calendario que los sostenga no puede extrañarle a nadie que nazca una corriente liberal basada en dar ayudas a líneas marítimas deficitarias hasta conseguir hundir una línea rentable y poder así tratarla por igual a las primeras. La escuela granadina liberal de secano es ya una realidad. Gracias Ministra. 

El prestigio de leer. (sección de IDEAL)


Antonio Sánchez

Granada. José Luis Zurita Urbano nació en Granada en 1969 aunque sus primero veinte años transcurrieron en Girona. Arquitecto Técnico por UGR ahora trabaja como director Comercial de Pérez Lázaro, Argos y L´Atalaya. Es un ferviente lector de periódicos y no lo esconde porque en su cuenta de twiter (@zurita1969) está repleta de menciones y ´recortes´de IDEAL.



- ¿En casa tenía a mano periódicos todos los días cuando era pequeño?
- No, no me viene la ´afición´ de la infancia. Mis padres tenían poco tiempo para la lectura en general. Son de esa generación de postguerra con la jornada de sol a sol. Es algo personal, recuerdo que era pequeño y ya me interesaban los telediarios, las biografías de personajes claves de la política mundial…

-¿Qué noticias le han llamado la atención, para bien y para mal, durante todos estos años?
- Estos últimos años las noticias sobre nuestra economía se han llevado la palma a nivel nacional y todo lo referente a la relación Cataluña-Estado. En el ámbito andaluz intento seguir de cerca todo lo referente al descontrol que propició el caso ERE, EDU... y ya en particular reconozco que el #OturaShow me ha tenido muy entretenido.

-¿Qué secciones son las que más le interesan? ¿Y las que menos?
- Tengo mis columnistas fijos y cualquier información de carácter político tanto de la capital como de los pueblos. Reconozco que estos últimos años me he ´politizado´. Con el tiempo la información que ha dejado de interesarme, más allá de ciertos opinadores, es la deportiva.


-¿Qué tiempo ocupa la lectura del periódico a lo largo de cada día?
-En los días laborables no puedo dedicarle más allá de quince o veinte minutos, lo que tardo en dar cuenta de la media tostada y el café. El fin de semana me tomo la revancha y no tengo límite. En los huecos que el día va dejando leo artículos sueltos recomendados por otros usuarios de Twitter. Es una herramienta de selección muy útil. Según quién recomiende una lectura sabes que aciertas. Es muy interesante leer a varios articulistas sobre un mismo tema para tener base y formarte una opinión propia.


-¿Qué temas le gustaría que tuvieran más cobertura y espacio?
- Supongo que cada lector, en función de sus circunstancias, quisiera que se diese más cobertura a temas concretos, pero soy de los que comprende que el periodismo es inmediatez y una noticia tapa otra.

-¿Es de quienes guarda reportajes, noticias?
- No. Cuando he necesitado releer una noticia he tirado de hemeroteca o de los buscadores de internet. De hecho no conservo en papel ni los pocos artículos que me han publicado. Simplemente mantengo una copia en el blog.

-¿Ha hecho coleccionables del periódico alguna vez?

- Soy un coleccionista nefasto en general, así que no hubiese acabado ni una sola. Pero sí guardo como oro en paño una colección de ´Grandes hechos del s XX´ que hice a mediados de los ochenta con las portadas de la prensa de la época. Es espectacular poder leer noticias como la declaración de Guerra por parte de los aliados contra Alemania, el fin de ambas Guerras, noticias sobre nuestra nefasta Guerra Civil... Es la única que empecé y acabé. 

martes, 11 de noviembre de 2014

De cómo los Tercios de Flandes no puediron.

Flandes, año 1565 de nuestro señor.  Margarita de Parma comunica a Felipe II que las cosas
han pasado de castaño a oscuro y que no tragan los Flamencos. Que la heregía del tal Calvino
campa a sus anchas.  El muy católico Rey decide que si no quieren caldo les piensa dar unos
cuantos cubos imponiendo los decretos tridentinos  limitando así la libertad de culto. Como
era de esperar para todos, menos para la corte de meapilas asesores del monarca, la cosa no
sienta muy bien entre la nobleza y los calvinistas. Eso de “españolizar” o variantes se diría que
lo llevamos en los genes.



Las primeras fisuras se transformaban en brechas y los discursos de los que ven a Felipe II
como un rey 100% castellano y nada flamenco empieza a calar. Que en la guerra comercial
entre los productores de lana mesetaria y la floreciente industria textil  tome partido por la
nobleza castellana seguro que le alejó de ellos casi tanto como no hablar ni una palabra en el
idioma natal de su padre.

Con las ascuas bien calientes estalla una guerra local en el báltico provocando una crisis en la
zona y, mira por donde, depender de una monarquía tan lejana en los mapas y en el fondo que
limita su libertad de culto y socaba sus negocios  se establece como lastre para remontar la
situación, ¿qué, vamos atando cabos con la actualidad?

A los primeros disturbios le sigue un diagnóstico errado de raíz y se le encarga a Don Fernando
Alvarez de Toledo la pacificación de las provincias. A este buen señor sólo se le ocurre repartir
estopa y establecer nuevos impuestos para sufragar a las tropas. 1568,  año 1 de la guerra de
los 80 años.  Si pudiésemos poner un micro en las reuniones de los sucesivos reyes con sus
consejeros la imposición de la ley hecha verdad única se encargó de abrir la brecha que se hizo
insalvable con la suma de agravios e incomprensión mutua.
Setenta y nueve años más tarde, innumerables masacres de por medio, victorias de unos y
otros, derrotas de todos acabó en la paz de Westfalia reconociendo la independencia de los
Paises Bajos de la monarquía católica española.



La cultura, el idioma, las tradiciones  y el respeto mutuo son el calvinismo de nuestra época. Si
le queda una oportunidad a esta España nuestra habrá que poner sobre la mesa las
diversidades y no uniformizar, nuestras potencialidades y no debilitar para  diseñar un futuro
basado en el respeto absoluto. La pelota está en nuestro tejado y si no estamos dispuestos a
seguir nuevos caminos que dejen de agrandar la brecha que nos separa mejor dejarlo ya y no
esperar ni ochenta ni un año más.  Asumamos pronto que hay asuntos que ni los Tercios de
Flandes ni los tribunales a base de querellas puede mantener unido lo que la falta de tacto y
respeto separa.

Publicado en Ideal de Granada el 12 de Noviembre de 2014

miércoles, 10 de septiembre de 2014

"Podemos" con los Godos

Musa ibn Nasair, gobernador  del califato Omeya del norte de África en los primeros años del s.VIII, seguro que no tenía ni idea de lo fácil que se lo iban a poner esos godos. Y es que a quién no le han encargado una tarea y, ya puestos, si acabas pronto haces otra de esas para la que nunca encuentras tiempo, pongamos... hacerse con toda Hispania.

Con los primeros mensajes de Táriq ibn Ziyad desde este lado del Estrecho empezó a pensar que no era tan fiero el lobo. “Podemos” con los Godos, le dijo su lugarteniente. “Que lo de Rodrigo ya estaba resuelto y que si podía meterle mano a Agila II” Fue el mensaje definitivo. Que eran tal para cual y que, salvo sus respectivos paniaguados, las gentes hispano-romanas estaban de ellos, de los godos, hasta el gorro y les pedían que les diesen más palos que a una estera.




Dicho y hecho. Casi tardaron más en negociar la intervención a favor del hijo de Witiza que en plantarse en Zaragoza. Las élites acomodadas no sabían ni por donde les llovían los estacazos y los mensajes al pueblo caían en saco roto. Todo estaba perdido.

Supongo que los señores Monedero e Iglesias conocerán esta historia aunque para los de su quinta, ni la mía, no fuese obligación saberse la lista de los reyes godos. En el círculo génesis de Podemos se habrán hecho más de una vez la misma pregunta que Musa cuando comprendió que el gigante tenía los pies de barro…¿nos conformamos con cantar línea o vamos a por el bingo?. Huelen el miedo en los partidos políticos clásicos, en las atrofiadas instituciones del Estado, en la prensa afín y hasta en el apuntador. Así está el asunto de maduro y su seguridad crece al ritmo que el miedo en los que jamás pensaron sentirlo en el pellejo propio.

No les ha hecho falta un código para descifrar el punto débil del sistema y ya tienen la respuesta a sus primeras dudas. Lo quieren todo y  lo quieren ya. No les van a dar cuartel y a cada paso que dan se les unen refuerzos a la vez que en las oligarquías locales, regionales y nacionales crecen la sensación de ser tragados por arenas movedizas. Si callan sobre Podemos malo y si hablan peor.

A la pareja Musa y Táriq le cortaron las alas camino de Lleida. Se las cortaron los suyos y no los godos que, a esas alturas, ya no tenían solución. La pareja que ganó en Guadalete tuvo suerte, poco faltó para que el tajo fuese a la altura del gaznate y es que la envidia y ansias de poder no son patrimonio de ninguna casta, sea goda, borbónica o filistea. Alá a veces es misericordioso.

Unos y otros comprobaron que toda conquista a galope tendido se dirige sin remedio a su Poitiers. La duda es saber a que lado de los Pirineos estará esta vez y quién será el Carlos Martel. Sea quién sea mejor que tenga un discurso, proyecto y trayectoria a la altura de las circunstancias o será un godo más en su camino.