viernes, 11 de julio de 2014

Manuel “el Pegaso”.

Eran casi la hora de cerrar el chiringuito y este seguía sin aparecer. El IVA sin cerrar, la cerveza calentándose y la cena enfriándose le estaban poniendo de un humor regular. El portero sonó y le dijo a Laura que por hoy estaba bien, que abriera la puerta al “Pegaso” y que mañana sería otro día. A Manuel “el Pegaso”, que desde hacía años se ganaba la vida con un MAN, todo el pueblo le conocía por el viejo Comet de su padre. Era una leyenda. El camión y el padre.



Sólo tuvo que firmar los documentos que Gerardo, su asesor, le fue poniendo sobre la mesa. Para el “Pegaso” lo importante es que “eso” no le costaba un euro, que esa ventaja era por estar en “módulos” y con estos favores el cliente jamás pensaría en retirar materiales de otro sitio ni encargarle portes a nadie que no fuese él. Algo de fidelizar clientes le había dicho un día su amigo Gerardo al calor de las enaguas de la mesa camilla de su casa y unos cuantos vasos de mosto. Cuando le daba por soltar palabras raras era único.

Se despidieron hasta el trimestre siguiente no sin antes recordarle que debía comprar ya todo sin IVA hasta final de año o de lo contrario Montoro le subiría de módulo. El negocio de los tres dependía de eso, del asesor, del “Pegaso” y un tercero en estimación directa cliente también de la asesoría.

Para Manuel el día no había acabado, en la puerta del almacén le esperaba un representante que le vendía los ladrillos y otros materiales. Tenía efectivo suficiente, a media tarde, Luis el de la vaquería, le había pagado a toca teja el porte de las alpacas. Al comercial lo despacho pronto. El “Pegaso” sacó los tres mil quinientos euros del bolsillo delantero, los contó, los contó el representante y antes de que abriese la boca le había dicho que nada de IVA hasta que acabase el año. Eran lentejas le dijo, que por aquellos montes nadie sabía de barcos y muchos menos de “ivas” ni “venías”. Manuel se había aprendido de carrerilla ese chascarrillo de tanto repetírselo sus clientes a él.

El día no había sido malo, las gentes de esas tierras eran magníficos pagadores y la fábrica de ladrillos que representaba desde hacía años tenía tan buen material como tragaderas para los asuntos del “sin gas” así que se levantaba un sueldo razonable a cambio de dejar en el maleteros sus escrúpulos y su argumentario técnico sobre los productos.

Sin darle tiempo a que el chucho del vecino empezase a ladrarle al alba ya estaba rondando de la cocina al baño. A Lucas no le hacía gracia dormir en su casa con la recaudación del día, esas noches se le hacían largas por más que tuviese varios escondites de garantía repartídos por todo el sótano. 

Antes del café ya habría soltado el “paquete” en la oficina y carretera que otros “Pegasos” esperaban. Se había acostumbrado a manejar billetes de otros sin hacer preguntas y tenía asumido hacía tiempo que el IVA era el único argumento de venta que valía en las trincheras.

El contable se subía por las paredes. Lucas decidió que lo mejor era largarse que en esos casos el que menos pinta suele recibir hasta en el cielo de la boca. Ya no sabía a que puerta llamar para colocar tanto “sin polvo”, bueno sí lo sabía pero le jodía. Levantó el teléfono. La cita era para antes de cerrar el inventario.

En una mano la factura por todo el producto vendido “a pelo” por esas carreteras, en la otra la bolsa con tantos euros en metálico como indicaba la base. Tras hablar del tiempo, el fútbol y lo malos que eran todos los políticos Pedro le entregó 10 talones que sumaban el importe íntegro de la factura y el contable le dio la bolsa.

Pedro tenía prisa, no por contabilizar la factura para desgravársela como gasto, el pleno estaría acabando y tocaba cenaba con el alcalde, un concejal y otro tipo que siempre estaba aunque no sabía muy bien que pintaba, de la estructura le habían dicho alguna vez. La obra empezaría en un mes y hoy les compensaría todos los desvelos en lubricar diversas operaciones. Coches, apartamentos y viajes varios podían dar fe. Por otro lado las elecciones estaban al caer y sería un desastre que faltase efectivo para la campaña.

La famosa ardilla podría cruzar España saltando de los clientes a los “Pegaso”, de estos a los asesores, a los representantes, a los contables, a los blanqueadores... todos inocentes, todos metidos en el ajo.  Si la puñetera ardilla hablase más y saltase menos le diría al “Pegaso”, al asesor, al comercial, al contable que tuviesen piedad de ella y, como mínimo, recapacitasen un poco la próxima vez que hablase de lo malos que son “los políticos” y del fraude en las grandes esferas. La ardilla de las narices le diría también que asumiesen de una vez que son eslabones imprescindibles de la misma cadena. Cadena del WC por el que nos iremos todos si no nos plantamos pronto.


domingo, 6 de julio de 2014

El tamaño no importa. Creo.


De los infinitos análisis que se han hecho sobre estos años,  no pocos ponen énfasis en el tamaño medio de la empresa española. Numerosos expertos  ven clave esta variable para explicar la virulencia con la que muchas empresas han visto afectada su supervivencia. Se diría que el “tamaño sí importa” en la gestión de las empresas. Bajando al nivel del tejido productivo granadino esta cifras pueden ser reveladoras del desplome de la actividad y, por consiguiente, las cifras de desempleo que padecemos.



La empresa familiar granadina reúne todo lo referente al tamaño micro al que se refieren los estudios y es, también, la que más ha padecido centrando todas sus respuestas a estos retos reduciendo todavía más su tamaño. Pero la clave es el conocimiento, los recursos, la formación, la innovación, el disponer de tiempo para pensar, analizar y diseñar estrategias que permitan afrontar todo tipo de contratiempos. El tamaño sin más no explica gran cosa, que se lo pregunten a los dinosaurios. 

Las empresas “grandes” a las que hacen referencia esos grandes gurús de las escuelas de negocios casualmente tienen numerosas coincidencias en sus cuentas de resultados, invierten cantidades muy serias en los grandes pilares del conocimiento que todos sabemos: Formación a todos los niveles, I+D+i, análisis de los mercados etc. Si el tamaño se usa para garantizar esa inversión la supervivencia gana enteros.

Por el contrario la empresa familiar tradicional ante malos vientos se suele encerrar en si misma centrado todos sus recursos en solventar la batalla del día mientras pierde la guerra de la supervivencia. Que el árbol no impida ver el bosque se puede solventar con el asociacionismo del que tanto adolece nuestra provincia.


Pero estamos de enhorabuena, en estos días se ha presentado La Asociación Granadina de Empresa Familiar. Nace con la inequívoca vocación de cubrir todos esos pequeños déficits aparcados por tareas imprescindibles y de unir las fuerzas para que las trincheras del día a día no sean el final de buenos proyectos de empresa, vida y familia.  Sin duda es una gran oportunidad para demostrar que no es imprescindible el tamaño en ninguna faceta de la vida y tampoco en la empresa. 

martes, 17 de junio de 2014

Blanco y en botella. El cemento se mueve.

Durante años compartimos mesa, mantel y datos. Eran días de vino y rosas así que durante 2006 y 2007  fui incapaz de captar que una de esas cifras  tenía nombre y se llama “locura”. En 2008 ya era tarde y la cornada tenía demasiadas trayectorias como para hacer algo más que intentar sobrevivir. Dos mil siete cerró con un consumo de cemento en España entorno a los 1200 kilogramos por habitante mientras la media europea rondaba, y ronda, los 450 kilogramos. Es otra manera de comprender que le ha pasado al sector a lo largo de estos últimos años, a mi amigo siempre le gustaron los ratios per capita. Una manía como otra cualquiera.

Datos infocemento
Tampoco me voy a flagelar, por lo que se ha visto en los despachos más y mejor informados que mi madriguera también se les coló entre los dedos ese y otros datos así que, como se trata de aprender de los errores, el otro día sí levanté las antenas. Levantarlas, las antenas digo, me costó que se enfriase el cortado y no pude apurarlo. Sólo me sienta algo peor que un comercial llorón, un cortado templado. Valió la pena pedir otro. Recordando su vieja costumbre me hizo una radiografía del sector en kilogramos y a fecha de hoy…220 kilogramo por españolito y 430 kilogramos por europeo. Mil kilos se habían quedado por el camino y 210 kilos de recorrido para ser una economía madura europea.

Datos infocemento
Hacía años que no coincidíamos, él cambió de sector y yo le tengo más cariño a otros sectores. Tras la radiografía, y sin anestesia, me soltó que estaba de vuelta, que la cabra tira al monte y que algo tendrá el cemento cuando lo bendicen. Analista del mercado español del cemento para una multinacional sin presencia en nuestro país, ese es su cargo. Entre líneas tenía que leer que él es el ojeador y que, a poca distancia, viene el CEO correspondiente con toda la artillería y la Tarjeta Visa Oro a reventar. Estos están de compras y no en la calle Serrano precisamente, pensé.

De regreso a la madriguera, mientras masticaba la información, me llamó un contacto que vive de las marcas. Otra multinacional del sector acababa de solicitar el registro de su marca para el mercado europeo. Vaya día de lectura entre líneas, cambiad Europa por España y la Visa Oro por la Mastercard de otro CEO y la gallina lo pone. Esto ha tocado suelo y otros que vienen de compras.

Comparativa sobre el 1er  cuatrimestre 2007 a 2013. Datos Oficicemen

Como ya calzo unos años respetables, y llevo a rajatabla eso del descanso cada dos horas de conducción, aproveché para recapitular toda la información sin peligro a que los de verde me fastidiasen el mes… de paso sigo tomando notas para esa guía que nunca escribiré sobre los bares de carretera que uno debe evitar.


Dos cementeras tomando posiciones, medio sector a la venta y unas expectativas de crecimiento del 100% en el consumo a unos años vista. Blanco y en botella. El baile lo anunció el acuerdo Holcim-Cemex y ahora ya tenemos a dos que están buscando pareja. ¡¡Qué empiece la música!!

martes, 3 de junio de 2014

La casa que ahorra

Que la mayoría de los edificios construidos en estos últimos años no son precisamente ejemplos de eficiencia energética ya nadie lo duda. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía del Ministerio de Industria, Energía y Turismo) nuestras casas y edificios consumen un 41% de la energía total del país pudiéndose reducir hasta en un 90%.

El incremento sostenido de la energía ha dado un impulso al objetivo que se planteo la UE para el 2020, un paquete integrado de medidas ambiciosas para llevar a Europa hacia el camino del futuro sostenible en emisiones de CO2 y consumo de energía.
           
1.- Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20%
2.- Ahorrar el 20% del consumo de energía mediante una mayor eficiencia energética.
3.- Promover la energía renovables hasta el 20%.

El nuevo CTE (Código Técnico de la Edificación), el Certificado Energético de las viviendas, la etiqueta energética de las ventanas y diversos programas de incentivos de las administraciones están orientados a la consecución de este objetivo acordado en Europa.

Más específicamente la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, ha diseñado “La Estrategia Energéticade Andalucía 2014-2020” en la que se ha integrado el Programa de Impulso a la Construcción Sostenible (fondos agotados para Granada). Esta estrategia se alinea directamente con el objetivo 2020 de la UE y se espera que, así mismo, contribuya a la recuperación de la economía andaluza a través de un modelo energético ambientalmente sostenible y centrado en el ciudadano.

Este es uno de los casos en los que, como particulares, mejor podemos entender como nos afectan normativas europeas a los particulares. Está demostrado que un correcto sistema de aislamiento térmico en nuestra casa supone la disminución del consumo energético en calefacción y aire acondicionado y, por lo tanto, de las facturas.

Según datos de la fundación “LaCasa que Ahorra” el 80% de la energía que se pierde por un deficiente aislamiento energético de nuestras viviendas lo hacer por ventanas, muros tejados y puentes térmicos. “La casa que ahorra es la casa del futuro” dice esta fundación que centra su actividad en la eficiencia energética de las viviendas y dice bien. 




Es una casa más confortable y más rentable a medio y largo plazo. Existente en el mercado soluciones específicas para cada una de estas situaciones tanto para la obra nueva como para la rehabilitación, verdadera esperanza para reactivar mínimamente un sector estratégico de nuestra provincia.

Artículo publicado en la edición Abril-Mayo 2014 de Granada Económica 


martes, 20 de mayo de 2014

Súmate... si quieres claro.

Dicen que pocas cosas hay más obtusas y peligrosas que “la fe del converso” así que espero que, sumarme al proyecto andalucista, no provoque en mi mayores desvaríos que el intento de colaborar, sumar, compartir y mejorar. Total, es desvarío lo llevo de serie.



Mirando atrás este paso lo entiendo coherente aunque tiene poca gracia autoevaluarse, lo sé. Otura necesitará más opciones que las tradicionales para sobrellevar lo mejor posible esta travesía del desierto a la que nos han abocado dos legislaturas de pan, circo y descontrol. Serán necesarias las opciones que ya existen y otras que partan sin hipotecas, sin más compromisos que aquellos que se firmen con los ciudadanos de Otura.

El Partido Andalucista que he conocido no reniega de la socialdemocracia bien entendida cosa que no implica ser unos manirrotos como torticeramente pretenden hacer creer algunos, para muestra un botón sirve nuestro pueblo. Este andalucismo acepta que prioricemos los intereses de nuestro pueblo por encima equilibrios orgánicos. Comprende que, para defender lo próximo, no debas renunciar a lo general. Este Partido Andalucista al que me he sumado sabe que hay diversas formas de sentirse andaluz y, una de ellas, implica sentirse plenamente cómodo como español. Sólo te pide que defiendas Otura, Granada y Andalucía con coherencia y sin dejarlos atrás por otros intereses o equilibrios. En definitiva, sólo te pide que no dejemos nuestra tierra nunca más atrás pero tampoco un paso por delante de nadie.

Iniciamos un proyecto para Otura que tendrá el recorrido que el pueblo decida. Iremos etapa a etapa. La primera será conseguir un equipo solvente, capaz, cohesionado. Si lo conseguimos diseñaremos un proyecto para nuestro pueblo previsible, sobrio que no austero (Mujica dixit), con los pies en el presente complicado que nos espera pero con la cabeza alta mirando al futuro de nuestro pueblo. Sin lamentos. Sin hablar de herencias recibidas.


Si entiendes que este proyecto para nuestro pueblo es necesario, súmate. Te esperamos. Te necesitamos. 

miércoles, 30 de abril de 2014

En Otura "The Show Must Go On"

Tras la Victoria aplastante del PP en las municipales del 2011, - sí,  escuchan bien, 2011- el alcalde electo del Partido Popular justificó liberar a sus ocho concejales con el objetivo de dar al pueblo de Otura el servicio y atención que se merecía. Ocho de trece concejales le daba todo el poder para hacer de su capa un sayo pasando olímpicamente de lo que las más elementales normas de la prudencia recomendarían estando ya metidos hasta las trancas en esta crisis que llegó para quedarse.



Desde aquellos días de vino y rosas hasta estos meses del 2014 en los que el Gobierno central vende, a quien quiera comprar, brotes verdes a calderadas al Partido Popular de Otura es aplicable aquello que dijo Alfonso Guerra por los Ochenta y “no le conoce ni la madre que le parió”. Pero como la falta de memoria es una plaga en la gestión política de este país y la hipocresía una pandemia andan ahora dolidos con la oposición por dejar sin sueldo a los últimos –concejales- de Filipinas.



Los cuatro del PSOE, uno de IU y dos ex Partido Popular se han unido para dejarles sin un sueldo que llevarse a la boca. De la opulencia a la miseria en tres años y un #OturaShow que pretenden olvidar. Mejor que no intenten vender al pueblo de Otura que son víctimas de una coalición contra natura, son víctimas de su propia inoperancia y sufren la ruina que ellos mismos han sembrado con una sobredosis de descontrol. Y lo saben.

Harina de otro costal es si era necesario, y oportuno, dejar al Ayuntamiento sin ningún político a tiempo completo durante el año que queda para las elecciones por más que todos los concejales del Partido Popular se hayan dedicado estos tres años más al espectáculo circense y no a la gestión austera y responsable. En Otura el espectáculo debe continuar… y continuará.

martes, 29 de abril de 2014

Cuando David cambió la onda por Twitter

Dice el profeta Samuel  que, tras cuarenta días acampados ambos ejércitos en las llanuras de Socoh,  sólo David se atrevió a enfrentarse a Goliat. Al resto de  los israelitas les entraba la risa floja ante más de dos metros noventa de paladín filisteo.  La muerte del Rey Saúl había envalentonado a los de Goliat y no querían dejar pasar la oportunidad para darles las suyas y las del pulpo a los vecinos.  Putin se sentiría en su salsa.

En Gójar, Granada,  llanuras hay pocas, bancales regados por el Dílar, cerros y barrancos unos cuantos. En una vaguada entre dos cerros llenos de ulagas, tomillos y lagartos  les dio por construir una urbanización con el nombre de Los Fenicios. Como en otras tantos casos a lo largo y ancho de este paisaje post burbuja la entidad financiera se tuvo que comer las viviendas  no vendidas y ser un comunero más. Como en otros muchos casos optó por ningunear a la Comunidad de propietarios. De hecho actualmente la famosa ardilla podría atravesar el país de Comunidad de vecinos en Comunidad de vecinos con el mismo problema.

En el papel de Goliat La Caixa, en el papel del David un ´Juan Cuesta´ tuitero y sus escuderos digitales. En este caso la primera pedrada acabó en los juzgados y, algún día, las cuotas de los primeros años será un juez quien obligue a Goliat a pagarlas. Con otro par de años en el zurrón de los impagos el David de Gójar decidió cambiar la onda por una cuenta en Twitter (@urlosfenicios).

En ochenta y seis tuits exactamente Goliat mordió el polvo. Cinco días más tarde la cuenta corriente de Los Fenicios recibió el ingreso salvando un puesto de trabajo que tenía ya pie y medio en la cola del Inem. Este si es un milagro Sra. Ministra.

Las redes sociales bien utilizadas ponen al descubierto las debilidades de todos  los Goliats que, día tras día, salen con la intención manifiesta de apoderarse del lado ancho del embudo y ponernos mirando a Pamplona como se nos ocurra ser nosotros los que incumplimos. Con su inmenso  tamaño temen que se dañe su impoluta imagen más que a una legión de jueces. Afinemos la puntería y duro con ellos, en el fondo debe ser muy cansino ir de Goliat por la vida intentando abusar de los pastorcillos.