lunes, 31 de octubre de 2011

Muéstrame tú equipo e igual te voto.

(Publicado en Ideal Granada el 31 de Octubre de 2011)

Una pequeña innovación en política.

No hay charla, evento o jornada en que no se nos diga a las empresas que el futuro está en la innovación o en la internacionalización.Y es cierto. Lo sabemos. Hasta tal punto lo sabe desde un autónomo hasta la mayor de las empresas, que la innovación forma parte de nuestro ADN y ha sido, desde que el mundo es mundo, el principal motivo para que nazcan, crezcan o mueran las empresas. Nada nuevo.

Otra cosa bien distinta es en qué parte de la empresa consigues introducir esas mejoras a las que llamamos innovación. La realidad es que el resultado de mejorar un proceso, desarrollar un nuevo producto o localizar un nuevo mercado es el crecimiento como empresa. Y si no aciertas con lo procesos, productos o mercados estarás dando el primer paso para llegar al cierre.

Las comparativas en calidad y costes que realizamos todos a modo particular para comprar desde una humilde tostadora, una moto, un coche o nuestra casa son el motor que propulsa la innovación de cualquier empresa que quiera sobrevivir en el mercado. Fíjense, por tanto, hasta que punto hemos innovado al ritmo que han ido creciendo las exigencias de los consumidores.

Viendo el último video sobre educación, escuchando a dirigentes políticos hablar sobre fotos de las aulas o bares andaluces, observando defensas numantinas de posiciones insostenibles o comprobando como se llevan el balón al corner para esperar el fin del partido al tener un resultado muy favorable me pregunto si no es la política donde nuestros pueblos, ciudades y país entero necesitan la Innovación con mayúsculas.


Si, como votantes, aplicásemos nuestra metodología de compra para esa humilde tostadora a los programas políticos, redactados con mayor o menor suerte, creo que difícilmente podríamos soportar ciertos mensajes y mucho menos comprar ciertos productos.

Una buena costumbre que forma parte del proceso de innovación en cualquier empresa es poner junto a un problema detectado alguna solución. Y no es hoy un buen día para abandonar métodos que funcionan, por lo voy acabando con una pequeña propuesta de mejora.

Los candidatos hablan y elogian a los miembros de sus listas o al equipo de campaña que les respalda pero esconden bajo siete llaves o en libretillas de cualquier color su verdadero equipo para cuatro años, los futuros Ministros. Sin embargo, el consumidor quiere y tiene el derecho a  conocer todas y cada una de las características del producto que va ha comprar. Hasta el aficionado a las quinielas abandona sus colores por una apuesta de 50 céntimos! Creo que va siendo hora de una pequeña innovación en política: muéstrame tú equipo e igual te voto.
Publicar un comentario en la entrada