lunes, 13 de julio de 2015

El pecado original

Tenía pensado arrancar este blog explicando mi último periplo a cuarenta grados por las carreteras manchegas y con el aire acondicionado averiado pero,  mientras recuperaba líquidos y valor para continuar A4  hacia el sur, leí varios tuits sobre la firma de los 50 puntos entre el Partido Popular y Ciudadanos para garantizar el buen gobierno de Granada. Tiempo habrá de acordarme de ese taller que cambió los filtros y no estimó oportuno recargar el gas del circuito.
De todos los lugares comunes que han firmado para la gobernabilidad de Granada la defensa del AVE soterrado es el más común de todos.  En los minutos de la basura de la legislatura y con la obra lanzada los negociadores han colado de rondón al ratón del parto de los montes. Cosas de los pactos florero.

Sin rubor por parte de unos y con la parafernalia que caracteriza a los otros se plantan ante la ciudadanía para firmar un compromiso cuando la propia concejala del ramo reconoce que en Fomento ni le cogen el teléfono para hablar del asunto. No entiendo la sorpresa, si con un alcalde plenipotenciario la todopoderosa ministra Pastor ha ninguneado a todo el PP granadino con una alcalde interino y el grupo que le apoya pensando en quedar bien en la foto para las elecciones generales mejor dejen de molestar con la pelotita no fuese quedemos sin tren y nos dejen fijos los autobuses Granada-Antequera.
Ya puestos a firmar cosas en el punto que garantiza la reapertura inmediata de la biblioteca de Las Palomas echo en falta una cláusula por la que el concejal Paco Puentedura entre en volandas   el día de la inauguración tal y como salió del día del cierre.
El partido popular, en su nueva faceta de cordero granatensis,  hubiese firmado la segunda pista del Federico García Lorca, hacer navegable el Genil hasta el Guadalquivir y hasta el tren a la costa si le aprietan un poco. Ciudadanos no aguantó el pulso por la testa del señor Torres y ese pecado original dejó visible el punto débil de la nueva política. Le perseguirá toda la legislatura  cuando se enfrenten al partido popular en temas de calado,  le tensarán la cuerda recordándole ese viernes de dolores sea con alcalde interino o no.
Publicado en Granada Digial "En la carretera"
Publicar un comentario