miércoles, 17 de junio de 2015

Las fases del conocimiento

Sea por cuenta de la empresa o por interés propio la asistencia a cursillos y conferencias forma parte del reciclaje imprescindible para cualquier profesional. Por poco nivel que tenga el curso o conferenciante, y los hay con menos nivel que una tertulia de la tv,  rara vez sales sin una buena idea en el zurrón hasta el punto que es la forma de evaluarlas para asistir o no a las próximas

En una de ellas, de la que no recuerdo –para mi vergüenza- ni lugar ni conferenciante, me explicaron las fases por las que todo hijo de vecino pasa para adquirir cualquier conocimiento.

                             1.- Desconocimiento Inconsciente.
                             2.- Desconocimiento Consciente.
                             3.- Conocimiento Consciente.
                             4.- Conocimiento Inconsciente.




Al ser un animal de rutinas desde entonces no puedo evitar encuadrar a cualquier persona en uno de eso puntos. Cada vez que un sujeto habla de una de las pocas materias en las que me defiendo con algo de soltura rápidamente le paso el filtro. Obviamente esa metodología me la aplico con lo que consigo abstenerme de opinar en todo aquello en lo que no supere el desconocimiento consciente. El resultado es tal que el colegio de augures de la vieja Roma, con el Pontifex Máximo a la cabeza, mataría por tenerlo y dejar de mirar en las vísceras de un cabrito para adivinar el futuro de un ciudadano cualquiera.

Como este blog medio abandonado trata principalmente del mundo comercial servirán de prueba sobre la efectividad del método. Si apuestas por contratar sin experiencia te llegan en el primer estadio, desconocimiento incosciente, y es lo suyo. Si tienes suerte y eliges a una persona normal la primera semana se le cae la empresa encima experimentando el desconocimiento consciente en toda su amplitud. Con el apoyo del equipo y su predisposición no tarda en pasar al tercer estado, conocimiento consciente,  y el tiempo lo lleva al cuarto, conocimiento incosciente. Una empresa viva en un mercado competitivo para un comercial es un constante tránsito del conocimiento consciente al inconsciente para volver al consciente de la mano de los nuevos productos, situaciones de mercado o cambios de responsabilidades.

La realidad es una mezcla de todas las posibilidades en el camino recuerdo compañeros estancados en “sé que no sé pero no pienso aprender” que define el segundo estado o de aquellos que nacen aprendidos y se plantan en el “yo lo sé todo”. Pocos equipos y empresas llegan lejos si abundan estos perfiles.


Puestos a pasar este filtro a otros sectores las tertulias y los políticos dan un juego extraordinario. Por ejemplo conoceréis a los estancados en el desconocimiento inconsciente por ser los que más gritan y los que más tonterías dicen por minuto. De entre los que acaban de desembarcar en los ayuntamientos lo suyo es fijarse en la cara. Los buenos son los que estos días se les ve desencajados conscientes del desconocimiento consciente que calzan. Esos aprenderán.  
Publicar un comentario en la entrada