martes, 3 de junio de 2014

La casa que ahorra

Que la mayoría de los edificios construidos en estos últimos años no son precisamente ejemplos de eficiencia energética ya nadie lo duda. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía del Ministerio de Industria, Energía y Turismo) nuestras casas y edificios consumen un 41% de la energía total del país pudiéndose reducir hasta en un 90%.

El incremento sostenido de la energía ha dado un impulso al objetivo que se planteo la UE para el 2020, un paquete integrado de medidas ambiciosas para llevar a Europa hacia el camino del futuro sostenible en emisiones de CO2 y consumo de energía.
           
1.- Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20%
2.- Ahorrar el 20% del consumo de energía mediante una mayor eficiencia energética.
3.- Promover la energía renovables hasta el 20%.

El nuevo CTE (Código Técnico de la Edificación), el Certificado Energético de las viviendas, la etiqueta energética de las ventanas y diversos programas de incentivos de las administraciones están orientados a la consecución de este objetivo acordado en Europa.

Más específicamente la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, ha diseñado “La Estrategia Energéticade Andalucía 2014-2020” en la que se ha integrado el Programa de Impulso a la Construcción Sostenible (fondos agotados para Granada). Esta estrategia se alinea directamente con el objetivo 2020 de la UE y se espera que, así mismo, contribuya a la recuperación de la economía andaluza a través de un modelo energético ambientalmente sostenible y centrado en el ciudadano.

Este es uno de los casos en los que, como particulares, mejor podemos entender como nos afectan normativas europeas a los particulares. Está demostrado que un correcto sistema de aislamiento térmico en nuestra casa supone la disminución del consumo energético en calefacción y aire acondicionado y, por lo tanto, de las facturas.

Según datos de la fundación “LaCasa que Ahorra” el 80% de la energía que se pierde por un deficiente aislamiento energético de nuestras viviendas lo hacer por ventanas, muros tejados y puentes térmicos. “La casa que ahorra es la casa del futuro” dice esta fundación que centra su actividad en la eficiencia energética de las viviendas y dice bien. 




Es una casa más confortable y más rentable a medio y largo plazo. Existente en el mercado soluciones específicas para cada una de estas situaciones tanto para la obra nueva como para la rehabilitación, verdadera esperanza para reactivar mínimamente un sector estratégico de nuestra provincia.

Artículo publicado en la edición Abril-Mayo 2014 de Granada Económica 


Publicar un comentario en la entrada