miércoles, 30 de abril de 2014

En Otura "The Show Must Go On"

Tras la Victoria aplastante del PP en las municipales del 2011, - sí,  escuchan bien, 2011- el alcalde electo del Partido Popular justificó liberar a sus ocho concejales con el objetivo de dar al pueblo de Otura el servicio y atención que se merecía. Ocho de trece concejales le daba todo el poder para hacer de su capa un sayo pasando olímpicamente de lo que las más elementales normas de la prudencia recomendarían estando ya metidos hasta las trancas en esta crisis que llegó para quedarse.



Desde aquellos días de vino y rosas hasta estos meses del 2014 en los que el Gobierno central vende, a quien quiera comprar, brotes verdes a calderadas al Partido Popular de Otura es aplicable aquello que dijo Alfonso Guerra por los Ochenta y “no le conoce ni la madre que le parió”. Pero como la falta de memoria es una plaga en la gestión política de este país y la hipocresía una pandemia andan ahora dolidos con la oposición por dejar sin sueldo a los últimos –concejales- de Filipinas.



Los cuatro del PSOE, uno de IU y dos ex Partido Popular se han unido para dejarles sin un sueldo que llevarse a la boca. De la opulencia a la miseria en tres años y un #OturaShow que pretenden olvidar. Mejor que no intenten vender al pueblo de Otura que son víctimas de una coalición contra natura, son víctimas de su propia inoperancia y sufren la ruina que ellos mismos han sembrado con una sobredosis de descontrol. Y lo saben.

Harina de otro costal es si era necesario, y oportuno, dejar al Ayuntamiento sin ningún político a tiempo completo durante el año que queda para las elecciones por más que todos los concejales del Partido Popular se hayan dedicado estos tres años más al espectáculo circense y no a la gestión austera y responsable. En Otura el espectáculo debe continuar… y continuará.
Publicar un comentario en la entrada