jueves, 16 de agosto de 2012

No me gustan los septiembres. Y este menos.


Septiembre es al año completo lo que la tarde de un domingo a la semana. Hay que pillar el paso. ¿Cambiamos ya los armarios? ¿Tapamos ya la piscina o igual todavía se bañarán? ¿Vamos a soltar la pasta al vivero para sustituir los colgajos que fueron plantas?. La tensión en la carretera sube, la normalidad está a la vuelta de la esquina. No me gustan los septiembres.

Desde hace cuatro años también es un mes de sorpresas, de persianas bajadas, de toallas tiradas y no de playa. De clientes perdidos, de proveedores que no encuentras. Fracasos acumulados. Se repasan los objetivos que no cumpliremos a final de año. Nervios. Los propios quieren vender lo imposible y los proveedores bombardean sin misericordia para cumplir los suyos. No me gustan los septiembres.

Este no me gusta especialmente. Se nos secará la boca explicando que no hemos subido los precios, que el fracaso del Gobierno y el nuestro propio se valora en un 16% más de IVA.. Fracaso del gobierno que reconoce su incapacidad para trincar al que nos defrauda, al que nos engaña, al que se ríe de todos. Cree tapar el Gobierno su fracaso estrujando al que cumple. No me gustan los septiembres.

Fracaso nuestro como sociedad. Fracaso de todos los que han dicho, dicen y dirán “a mi sin IVA que para que se lo lleve el Gobierno me lo gasto yo en gambas”. Fracaso que pagamos todos. A esos "listos" que han tomado la decisión los montaría este septiembre junto a un comercial por esas carreteras y que le expliquen a los que están por módulos, que no querían pagar el 18%, que ahora paguen el 21%. No me gustan los septiembres.

Fracaso doble que tendrá el Gobierno cuando para las navidades, sin extra los funcionarios y estrujados todos, la recaudación siga hundiéndose. Fracaso cuando la economía sumergida supere el 30% del PIB y las empresas tiren de ERE por la bajada del consumo y no poder competir con los que trabajan en polígonos perdidos, con las persianas bajadas, sin cotizar por los trabajadores, exigiendo compras sin IVA para vender sin IVA. No me gustan los septiembres y este menos.

PD: que no os engañen,  pasar del 18% al 21% se puede "vender" como una subida de 3 puntos netos ó decir la verdad, 3 sobre 18 implica una subida del 16%. Las matemáticas todavía no engañan.


Publicar un comentario