lunes, 24 de octubre de 2011

De Policía a Promotror Inmobiliario. Un Viaje de ida y vuelta.

Cierto día de 2008, mientras arreciaba la tormenta de impagados, me fijé en uno de ellos. Por más que lo intento no recuerdo que hizo especial ese pagaré devuelto. No pudo ser la cantidad pues en esos días los impagos eran de todos los colores, sabores y tamaños. No pudo ser la caligrafía pues en esos meses se impagaban los rellenados por ordenador, con máquina de escribir y hasta con letra a mano perfecta, incluido el puntito redondo sobre cada i.  Tras desestimar otros posibles motivos tengo que concluir que tuvo que ser la entidad emisora del pagaré pues pocos tan mediterráneos habían pasado por nuestras manos hasta esa fecha.

Hito, Referencia que no debemos perder

Pregunté al comercial quienes eran. Una dirección de una localidad del Área Metropolitana de Granada, un teléfono, fax y  un CIF recién parido era toda la información que acompañaba a la cantidad asignada por la empresa de riesgo.

Que le hubiésemos vendido casi por el doble de lo asegurado no era nada fuera de lo normal en 2008. Fui empequeñeciendo conforme recopilaba información sobre el “pavo” propietario de la promotora-constructora y, solo mi aversión absoluta a cualquier daño físico auto infringido evitó que emulase a Santillana con un pilar de hormigón cercano.

De policía municipal a comisionista por la venta de solares, de comisionista a promotor con abundante financiación, de promotor inmobiliario a moroso de mi empresa y, finalmente, de moroso insolvente de nuevo a responsable Policía Municipal  transcurrieron 5 años, un Tuareg, un Golf, una mansión -que no le dio tiempo a acabar- y un concurso de acreedores a liquidación que nos humilló más por la vergüenza de nuestros controles internos que por la cantidad en sí.

Cuando todavía escucho lo malos malísimos que hemos sido el sector de la construcción tengo la sana costumbre de recordar este caso, pero también el del notario espabilado, el abogado oportunista, aquél corredor de seguros a tiempo parcial o el médico de familia aburrido que se lanzaron todos al festival sin frenos y con todo el equipaje.

Pero por más que el sentido común te indica que un solo asesino es imposible que líe tal estropicio lo que dicen ese policía, notario, abogado o médico es que los del sector de la construcción engordamos y explosionamos por nuestro propio descontrol.

En el camino han quedado el 100% de los advenedizos pero lamentablemente también empresas serias y con trayectoria intachable en el sector por no ver que la gestión del crédito a clientes no conoce ni a la madre que los parió a todos.
Publicar un comentario en la entrada